El saludo de la jirafa

Estoy frente a la computadora sin saber que escribir o como empezar, con fuego en mis manos esperando que las deje libres y largue todo, pero si no empiezo a teclear, siempre va a seguir siendo una hoja en blanco. Extraño tanto Word y escribir, y tengo la idea en mente hace mucho tiempo, creo es hora de animarme, hacer este paso y liberar por fin a mis manos.  Me levanté harta de procrastinar, creo que es hora de empezar a hacer. Estoy cansada de esperar un milagro o un hada madrina venga a cambiar mi rutina. Es así amigos, nadie puede cambiar tu rutina más que vos mismo. Entonces fue ahí que nuestro mayor enemigo (o por lo menos el mío) entró cual pancho por su casa: nuestra mente. “Vos no podes, no servís. Sos malísima” Que feo como nos autotratamos. Y bueno la desmotivación, y la carencia de esperanza y confianza en uno mismo hacen que la voluntad flaquee duro. Bueno, digamos que me cansé y usé mi imaginación para borrarme todo lo feo que veía en mí y pintar cosas lindas que sí quiero, mientras bailaba. Alto viaje. Si bien la música es una gran compañera, de las mejores, siempre fiel, motivándote o acompañándote, enseñándote tantas cosas, creo que las películas también de alguna manera son sanadoras, obvio que algunas, como todo, pero me dirijo a las que dejan mensajes que tocan directo el alma. Siempre quise escribir un blog y reflexionar pelis que hayan tocado mi vida o mi alma, así que acá os invito a participar. No me creo crack, me faltan baanda de películas por ver (pero si espero a ser crack (sobreparentesis…¿qué es ser crack? Pff) se me pasa la vida), creo que tampoco está bueno pasarse la vida encerrada con el culo en el sillón y la caja boba pasando películas, porque en definitiva la vida real está afuera y es muy valiosa para desperdiciarla, así que soy de las que intentan el equilibrio porque a veces esta bueno aislarse y pensar, sobre todo si te encanta este mundo del cine. No me declaro tampoco crítica de cine porque ni me interesa, no vengo a criticar, todo lo contrario. Vengo a compartir mi mirada. Y, ¿quién soy? No sé. Estoy en busca de eso, por ahí este blog se trate de eso, o de mucho más, o de nada… Voy a averiguarlo.

Por ahora soy Kari Harteneck, la que le gusta escribir, plasmar mi mirada en la fotografía y quien se recibió de dirección de cine. Quien también vuelca la creatividad experimentando con espirituosas, y no puede con su cuerpo cuando siente la música. Mi pasión es el arte en todas sus formas, y estoy eternamente enamorada de la naturaleza.

Soy contraste, o no. Empecemos con esto.

>>Para ordenarnos un poco. Debajo de este post, están mis últimas entradas. Pero si desean explorar aún más en el menú encontrarán las respuestas.

Don’t wait. The time will never be just right. Mark Twain

Espejismo

IMG_20160527_191304[1].jpg“When your world moves too fast and you lose yourself in the chaos, introduce yourself
to each color of the sunset.
Reacquaint yourself with the earth
beneath your feet.
Thank the air that surrounds you
with every breath you take.

Find yourself in the appreciation of life.”

-Christy Ann Martine

Inverde

IMG_1336[1].jpg♧ Saboreando la fresca mañana desde los pies, se enfrenta a la incertidumbre sin rumbo exacto.

Cercano al camino, camina, corre, trota, se guía por lo que siente.
Mastica suavemente la gratificante aventura de saberse perdido entre medio de las sombras y halos de luz, dejando atrás quien fue.

Paso a paso se va reconociendo, sin apuro, confiando en su andar.
Allá lejos, con brazos abiertos y por fin liberado, lo espera su espejo renovado, sus nuevos ojos, su fuego inconsumible, su grandeza.

Sí, se encuentra a si mismo, vestido de unicornio.

Fuego

Te veo así en forma de dragón hipnotizador y me atrae a encontrarnos de nuevo.

Reflejado en amaneceres, me hace querer estar así otra vez, volviendo a ser yo. En llamas, ardiendo, en movimiento.

Estar unidos y formar parte de lo mismo, de ese baile salvaje y ardiente. Siendo ciervo o jirafa, volver a esa chispa que me hace respirar y querer quemar todo.

Te encuentro en ese inconsumible calor, y te lo quiero compartir. Volver a quemarnos, volver a sentirnos vivos. Sentir como hace combustión dentro de mi cuerpo, naciendo en mis manos y esparciéndose por todo mi cuerpo.
Soy solo cenizas, buscando madera nueva para volver a empezar esta locura. Se necesita a veces apagarse y extinguirse, para conocer la llama. Así como desde el frío se aprecia el calor.

12472771_10207420605806048_6454012711649314171_n

“Debes consumirte en tus propias llamas ; ¡Cómo pretendes renovarte sin haber sido antes ceniza! ” —> #Nietzsche

From where you’d rather be

Life moves pretty fast so, where you’d rather be?

¿Dónde querés estar hoy?

Ajá. Interesante. Inquietante. Fuerte.

Si pudieras elegir cualquier lugar, (sí, cualquiera) ¿dónde querrías estar ahora? Dale, a soñar alto.

(Pintémoslo y teletransportémosnos hacia allí un momentico)

¿En una playa, calorcito de verano, una birra de por medio, los pies saboreando la arena, tirado tomando sol? ¿En el medio de la montaña, nieve alrededor, Olaf jugando con vos, mientras esquías?  ¿Es en una plaza tomando mates con un amigo filosofando de la vida? ¿En la oficina, remándola y trabajando duro, haciendo lo que te gusta, para tener el puesto que tanto querés? ¿En un descampado camping contando las estrellas fugaces, junto a un fogoncito que vos armaste? ¿En un buen colchón Cannon durmiendo mientras te hacen masajes? ¿En un campo, entre medio de animales, galopando o ordeñando vacas? ¿En una ciudad llena de sus encantos? ¿En dónde estás justo ahora y no cambiarías nada?

Puedo seguir, eh.  Aún me queda navegando por los mares siendo Jack Sparrow, en Hong Kong viendo una pelea de sumos, en el país de nunca jamás, siendo un pez y buscando a nemo (yo dije soñar alto, eh)

Reformulando la pregunta yendo un poco más profundo, lo que quiero remarcar y lo importante es, ¿estás donde querés estar ahora? Y en base a tu respuesta le sigue un: ¿por qué? 

Si tu respuesta es “no, vuelvo a repetir ¿por qué? 

No, no me vengas con que es difícil. Todo es difícil. No es una excusa válida. Te invito a ver más allá y a escucharte a vos mismo.

Vos sabes tu receta para ser feliz.

Vos sabes dónde tenés que estar.

Cliché. Sí. Lo escuché el número de veces de los años de Mirtha Legrand (wooo muchas) y vos seguro lo escuchaste más (si es posible). Pero descubrí que el verso Cris Morena tiene algo de razón. Están todas las respuestas en vos mismo. (incluso cosas como ¿existirán las hadas madrinas? ¿Cuál es el número de la quinela?) 

Es muy fácil quejarnos de dónde estamos. Todos lo hacemos y lo más triste es que lo hacemos seguido. No apreciamos nuestro camino que nos llevó a ese lugar. Nos invade la ansiedad. Lo mejor de todo es que nosotros hemos elegido estar donde queremos estar. Sí, porque nadie nos puso ahí.

Todos somos diferentes con andares totalmente distintos. Por eso es clave escucharnos, porque cada uno tiene su propia receta, que solo le sirve a él.

Y con todo esto, no me quiero referir solo a cuestiones de flasheos geográficos, vale para relaciones, sueños, trabajo, aspiraciones…y sigue la lista de lo que se te ocurra.

Si estás trabajando duro sabiendo que ese sacrificio te va a llevar donde querés estar, pero te da bronca porque aún no estás ahí, tené paciencia. Me lo digo a mi misma que soy la reina de la ansiedad y querer todo YA. Dicen por ahí que la felicidad está en el proceso, así que a disfrutarlo y seguir luchando. Ya vas a llegar. 

Si querés tirar todo a la mierda porque solo ves oscuridad a tu alrededor y no te bancas donde estás, ojota, yo te diría que te cuestiones que hay detrás de todo ese enojo/frustración, porque no es bueno escaparse. Ni la playa ni la montaña no te van a dar las respuestas y las soluciones a lo que te está pasando interiormente. Tus problemas te van a seguir hasta que no los mires a los ojos y los enfrentes, aunque te vayas a Groenlandia (pobre Groenlandia, Karina…no es el culo del mundo) 

A veces la clave se trata de llevar esos sueños “altos”  a nuestra vida cotidiana. (¿Que flasheas Kari? ¿Cómo llevo la playa a la oficina?…. (con un poco de arena, por ahí tu jefe te mire mal, alto freeeako serías, pero al menos completas tener los pies en la arena…))

Justo el otro día me puse a reflexionar acerca de los sueños. (Sí, y acá me pongo sentimental y abro un gran paréntesis, yéndome de tema pero les juuuro que tengo un punto) Nunca fui de soñar muy alto. Siempre me llamo la atención no tener sueños claros o concretos. “Ser la mejor directora de cine del mundo” “Ganar un oscar” “Ser reconocida hasta en Croacia” (debo dejar de discriminar países) y blaaaa blaaa bla.

Nunca tuve ninguna de esas aspiraciones y siempre me frustró. Admito que me asustó bastaaaaante (Juan Sanchez, no al bullying Karina)  porque es una deriva de no sé a qué apuntar. Siempre lo único que tuve en mente fue tener un bar en la playa. Punto. Igual tampoco nunca tuve la visión clarificada del asunto, siempre me interesó y lo tomé como un “sueño”. Pensando en eso, tuve una visión más clara, o entendí algo o vi algo que antes no había visto.

Como dije, nunca me interesaron esas aspiraciones típicas (no por típicas, sino porque es lo establecido por la sociedad y esperan que tengamos esas aspiraciones) Siempre me sonaron algo superficiales, (ojo, no estoy en contra) superficiales en el punto de que sé que a mí no me van a hacer feliz del todo, ni me van a completar como persona. Vuelvo a aclarar, no es que no me gustaría ganar un oscar, ojaláaa lo ganara, pero sé que algo siempre me va a faltar, que eso no me va a dar felicidad plena,  lo veo como esfuerzo al pedo por unos minutos de ser trending topic en las redes sociales. Quiero ganar un oscar mientras eso me realice como persona. Y eso es en verdad lo que quiero y con lo que sueño. Sueño con realizarme como persona a nivel interior y espiritual. Y veo que tener un bar en la playa por más simple que sea (no fácil, sino simple) conlleva algo detrás. El que vive emergido en la pegajosa rutina que detesta, su gran dicho es me quiero ir a la bosta y ponerme un bar en la playa. Por ahí muchos no lleguemos a cumplirlo, por ahí yo no llegue y me re frustre con no cumplir mi único sueño inmaculado, pero hoy entiendo que es mucho más complejo de lo que pensaba. Así que reformulé mi título de sueño “Quiero vivir con la filosofía de cualquier dueño de un bar en la playa”  Vivir libre, sin rutina que me atrape, sin contaminación de cualquier tipo. Sueño con compartir un trago y preparárselo yo, dedicarle mi amor y tiempo a ese vago en la playa y después quedarnos charlando. Sueño con disfrutar de la naturaleza, de levantarme y ver el mar, los atardeceres y la gente descansado en la playa. Sé que eso es lo que conllevaría tener una bar en la playa según Kari y si por x razón no llevo a cumplirlo espero poder vivir con esa mentalidad que me hubiera dado tener un bar en la playa donde el destino me lleve. (creo que nunca repetí en mi vida tanto bar y playa, perdón) Por ahí se trata en plena ciudad, donde tendré que llevar ese ritmo relajado y de disfrute continuo. Por ahí se trate de romper siempre con la rutina. Por ahí es en Alaska donde tendré que imponer mi pleno verano interior para derretir un poco esa nieve y mover montañas. Ojo, no lo veo como conformismo. Porque dale flaca anda a cumplir tu sueño, pero no lo veo así. No sé de qué me va a deparar la vida, no me gusta hacer planes y proyectos, quiero que fluya, por eso lo que quiero realmente es la mentalidad de estar viviendo en la playa siendo dueña de un bar medio hippie y que haga también unos cupcakes y cosas ricas. No me quiero cerrar solo en ese sueño, porque por ahí mi camino esté en otra parte y va a ser más copado y me va a realizar más como persona. 

Y ahora sí vuelvo, por ahí no puedas estar en el lugar donde quieras estar hoy, pero podes convertirlo. Solo necesitas un poco de imaginación. ¿Estás en la oficina aburrido y querés estar tomando mates con un amigo? No te cierres a esa opción, es pensar ¿qué me hubiese dado a mí tomar mates con un amigo? Porque por ahí no se trate de mate, se trate de un café. Por ahí no se trate de ese amigo, sino de un compañero de trabajo y conocerlo o charlar por primera vez. Es abrir la cabeza y encontrar el porqué de ese lugar que quiero estar. Sé que es un flaaaash lo que estoy proponiendo. Un delirio de los míos mentales. Que es dificilísimo. Pero al menos quiero intentar abrir esa puerta de indagar y cuestionarse a uno mismo. Pero es una puerta abierta donde podes ser un unicornio y volar con los pájaros si apagas la tele 5 minutos mientras te bañas y sossss un unicornio! Pensálo. No tiene desperdicio. 

Y sí tu yo interior /intuición te grita que tenés que estar en ese lugar y estas segurísimo (vale equivocarse igual) ¿qué esperas? Concedételo!

Una vez leí, “Si no te gusta donde estás, movete. No sos un árbol”  sí, si nunca lo notaste tenés piernas. Da el paso a ser feliz. 

Está en vos.

Y por ahí no le encuentres el sentido de toooooodo esto en el video. (Pero algo así quise transmitir) Mi donde quiero estar hoy es con mis amigas, un atardecer, unos tragos con música pa’ bailar, y mi cámara en las manos. Para luego hacer un video de ello y compartirlo como ahora acá. Je. no nos quedemos en la idea de que es publicidad de Corona, porque eso es gilada. (aparte a mí no me gusta la cerveza) (re careta so’ vo’ Karina)

Video  –> From where you’d rather be//Youtube

PD: Lo releí después de un buen tiempo y Kari, te quiero. Querés seguir siendo mi mejor amiga? No nos peleemos más, en el fondo te amo.

PD2: Que choto es el video, vamoooooo creciste un montón haciendo mejores videos gracias a este!

PD3: Vuelvo a releer esto (sí después de mis otros pds, buenoo cheee soy procrastinadora no me juzguen) y justo estoy acá en el laburo con una re flojera (pero tremenda ehh) con unas ganas de no estar acá y estar en el río tomando mates con mis amigas, y en ese pensamiento, se me acerca la que limpia acá para charlar y tomar mates conmigo.Tuvimos una re linda charla y gracias señor Universo que me cumplís todos mis caprichos, porque la verdad era eso, tenía ganas de una linda charla y conectar con otra persona (que bueno no se pudo en el río ni con mis amigas, pero el profundo deseo era ese) Pero nada a lo que vuelvo a concluir que si de verdad nos escucharamos para ver que deseamos y donde queremos estar, el Universo hace su parte.

PD4: No puedo creer aún que todo este monólogo salió de ese video. Que vergüenza, Ka.

El Circo de las Mariposas, salir de las cenizas

El Circo de las Mariposas

Salir de las cenizas 

porque los elefantes también pueden ser mariposas.

Cortito y al pie. Sencillo pero lleno de magia. Si no lo viste nunca, te lo recomiendo. Si lo viste y lo querés volver a ver, bienvenido. Si no te gustó, dale una oportunidad más.

No es un corto casual que quiera compartir, es uno especial. Me lo recomendó mil veces en mí andar mi Milagro favorito, yo nunca le di bola. Insistió varias veces y me retó porque sabía que era el condimento que me faltaba a mí. Tampoco le di bola.

Llegó otro gnomo insolente y casi obligándome me dice “tenés que ver El circo de las Mariposas si o si, es justo lo que necesitas” Esa vez sí hice caso, por suerte. Terca que sos Karina, porque no lo miraste antes.

Gracias, detesto lo mucho que amo que conozcan justo lo que necesito.

Así que acá se los recomiendo, y les digo: por ahí es justo lo que necesitan como yo. Disfruten y sean mariposas:

(Nick Vujicic es un grosso. No se pierdan sus charlas en Youtube, conozcan su vida porque vale la pena. Es increíble lo que salió adelante ese hombre, y como lucha. Ejemplo de vida.)

Me siento rara con este corto. Me siento rara yo en general (por ahí es eso). Se me hace difícil hoy conectar conmigo ya que estoy en una guerra de hemisferios. Por un lado me moviliza a las lágrimas cada vez que pongo play, pero sin embargo hay una parte que le molesta y que no quiere entender el porqué de aquella sensibilidad. Mis manos quieren ser libres y conectarse con el teclado, pero mi mente las bloquea. Escribí algo pero no estaba Kari involucrada, era solo un dejo distante de Kari. Acá estoy queriendo sincerarme y abrir puertas a esto, queriendo entenderme. Probablemente todavía sigan siendo un par de frases hechas y “lindas” lo que vuelva a escribir, pero intentaré ser transparente.

Por una parte el corto ya en sí dice todo, es clarísimo. Se trata sólo de procesar la información de a poco y desmenuzar el contenido. Me mueve porque le da en la tecla, no creo en mi misma. (chan, es duro aceptarlo así) Me da mucha bronca porque teniendo todas las extremidades, estando bien de salud, no creo en mi magia. Se trata igual de algo que nos suele suceder a  muchos, entonces la gran pregunta es ¿Qué mierda nos hace falta para creer? Sjghsughd ygdhgndhu

Está todo en la mente, en nuestros pensamientos que forman nuestra conducta. La mente es algo asombrosamente brillante, pero así como es increíble, puede ser también poderosamente peligrosa y destructiva. Es depende como la usemos nosotros, elegir que sea nuestra aliada o nuestra enemiga.

La mía es la destructiva, es mi peor enemigo, controla todo (en este momento me está diciendo flacaaa, danger danger, dejá de escribir ahora, pero me estoy peleando y le estoy diciendo que no, democracia wacho que te pasa). Si vos crees que no sos capaz, es probable que no seas capaz. Y se forma toda una cadena alimenticia, porque como nos vemos a nosotros mismos, es lo que reflejamos ( y acá cito a la sabia señora Mirtha LaGrande “Como te ven, te tratan. Si te ven mal, te maltratan”). Con esto quiero decir que la gente siempre va a criticar y juzgar, tengan razón o no, el tema es lo que hagas vos con eso que dicen. Porque la peor parte es si escuchas lo que dice el resto, vas a reforzar eso que crees todavía más, y así es como se vuelve una cadena viciosa sin fin. Lo bueno es que en este oscuro panorama hay salida, vos le podes poner fin. Sólo si vos querés, esto es completamente reversible. Ojo, sí, bienvenidos a mi guerra, es un proceso largo y tedioso cambiar nuestra forma de pensar y creer de nosotros mismos, un camino el cual nos puede durar toda la vida, como no (el tiempo depende de nosotros mismos y nuestra voluntad) Sino fijémonos en Nick, es el ejemplo clarísimo, que demuestra que ni nos hace falta partes del cuerpo, que está todo en la mente. (y no hablo solo de su personaje en el corto, sino en la vida real, que puede ser mucho más shockeante que en la ficción) Es cuestión de cambiar nuestro chip y ponernos el chip Disney “Sos especial y si crees se hará realidad”

En esa autodestrucción elegimos compararnos, cuestionándonos porque no somos así de talentosos como el resto, y nos olvidamos que aquel tuvo y tiene su lucha para llegar a la mariposa que es hoy. No sabemos todo lo que sufrió y vivió.

De la misma forma, no sabremos cuanto influenciará nuestra lucha en los demás. (creo que Nick nunca se hubiese imaginado que sería ejemplo para mucha gente, y que compartir su lucha e historia de vida llegara a ser conocida en muchos lados)

Si ya eres una mariposa tecnicolor (o no, podes seguir siendo oruga), puede que sea el turno de ser Mendez, el director del circo. Tal como director, podemos concentrarnos en buscar lo magnifico de cada uno y acompañarnos a que ellos mismos puedan renacer y convertirse en mariposa por si solos. Confiar en ellos y animarlos a crecer. Ver más allá de las imperfecciones y resaltar talentos, sin embargo respetar sus tiempos. En fin, dirigir otro show del que se está acostumbrado.

Y es así como me quedo con dos frases:

“Si pudieras ver la belleza que puede nacer de las cenizas”

 “Mientras mayor es la lucha, mayor es el triunfo”

Todos podemos ser mariposas bellas y volantes. Pero para que eso ocurra, tenemos que pasar por ser orugas y taparnos en el capullo. (Sí, no se puede saltar ese paso…hay que vivirlo y aceptarlo) La etapa de capullo es entrar primero en nuestro interior explorarlo, reinventarlo, quererlo, para después salir al exterior siendo bello y radiante.

Por más de que hoy esté desarmada en mil piezas de un rompecabezas, donde no sé por dónde empezar, donde no veo más que cenizas y cosas que no sirven, confío en que de a poco voy a ir armándolo, desde adentro hacia afuera. Algún día seré una mariposa que aletea, es libre y de muchos colores. (Igual tanto sacrificio para que duren un día vivas…ósea llegas a la cima, momento clímax, sos feliz, te amas por fin y te pisa un camión al día siguiente… hay que cambiar de metáfora. Así no.) (Uf con tantas mariposas, y que mueren en el día…¿por qué el piso no está lleno de mariposas muertas? ¿Dónde mueren? ¿Se hacen cenizas? ¿Y las palomas? ¿Alguna vez viste alguna paloma muerta por ahí? ¿En los techos? Continuará. )

Pd: Ejemplos de vida, les dejo a Sol Clusellas. Tengo el honor de que sea la hermana de una amiga y que para un trabajo práctico, me salvo las papas del horno. He te aquí mi humilde video, el nivel video me da vergüenza, pero sirve para que conozcan su historia (algún día te prometo un remake o un video mejor hecho con más tiempo y dedicación)

“Abrir Puertas” – el diario secreto de Benekly

Ajá, así los quería agarrar. Hoy inauguro la colección de cuentos místicos con este clásico jurásico. La verdad es que lo tengo hace un montón y creo que llegó la hora de compartirlo. Mi idea es algún día filmarlo, pero lo que tengo pensado es muy distinto a como está armado aquí abajo y la verdad es que le agarré cariño a esta versión. Así que, damas y caballeros, con ustedes…

“Abrir Puertas”

Armario.

Armario grande, que pareciera que se come la habitación. Armario chico, pequeño, subestimado, que contiene los mejores y más preciados tesoros. Armario de pared, seguro de sí mismo. Armario movible, indeciso que no sabe dónde colocarse para lucirse. Armario elegante que a simple vista no quepan dudas. Armario complicado. Armario viejo. Armario divertido. Armario de cuatro puertas. Armario de diez puertas.

Sí, armario. Pensá un segundo en esa palabra. La usas todo el tiempo y estoy seguro que nunca te la pusiste a analizar. Te dejo otra: closet.

Usá ese cerebro, dale. No seas vago y saltees el párrafo. Yo te espero, así que tranquilo.

¿Listo? Seguro ni lo pensaste y estás esperando que yo te lo diga o que termine con esta boludes.

Arma-rio. No es curioso que “arma” remita a un objeto destructivo y esté unida a una llena de vida como es reír? ¿Y que en ese contraste se genere el lugar físico donde guardamos nuestras pertenencias? Y a la vez, la misma palabra lleve al verbo armar, el lugar donde se arman las piezas que nos construyen como seres vivos.

¿Y close-set? Close en inglés significa cercano, set es un conjunto de cosas, es decir, el lugar donde guardamos nuestras cosas más cercanas, las que queremos tener cerquita nuestro. Pero también close en inglés significa cerrado, puertas cerradas a nuestras pertenencias, a eso que queremos guardar y mantener oculto, a eso que refleja quienes somos.

Woo, no te esperabas una reflexión así, eh. Yo tampoco.

Esta es la historia que le pasó al amigo del amigo del hermano de mi tío (¿Qué también sería mi tío…?)  primo del hijo de Ezequiel ( Ese que él no importa)…ponele.

No, bueno, puede que ese sea yo.

Sí, esta es mi historia y como toda historia es la historia de un cambio. Cambio dentro de mí pero que como resultado también se proyectó hacia afuera. Ojo, esta no es una gran historia, ningún best seller. No me siento mal por eso, al contrario, porque es mi historia, puramente mía.

Siempre sentí que no pertenezco con el resto de los armarios, no sé si es porque soy especial (o eso quiero creer) pero siento que mis cajones no encajan en otros armarios…será algo de fábrica… por eso me gusta estar solo. Soy bastante desconfiado, eso sí. De chico me dijeron que con la raza humana había que tener las astillas preparadas, porque ni bien te descuidas, te quedas sin percha. Y yo tan cabeza dura no quise hacerles caso, me era inimaginable desconfiar de criaturas tan perfectas. Fui demasiado bueno (para no admitir que soy un pelotudo) pero confié a ciegas y fui prestando mis cosas, y de a poco todo lo que valía la pena en mí desapareció o terminó destrozado. No tienen ningún cuidado con lo ajeno. Encima que los visto, cuido, abrigo… Llegué al punto en que me puse agresivo, ojo no piensen que detrás de eso había dolor de traición y decepción, porque no. Ellos respondieron igual o peor. Yo solo buscaba defenderme, pero ellos con su idea de ser superior a cualquier elemento creado quisieron pisotearme para demostrarlo. Sí antes me quejaba de estar vacío, ahora era el Sahara. Risas burlonas de ellos por doquier, al no tener que ofrecer y haber ocultado lo poco que me quedaba. Fui cerrando mis puertas de a poco, cada vez eran menos los que se animaban o apostaban a abrir mis puertas en mi rincón desolado. No sé bien cuando me terminé cerrando, cubriéndome con cadenas, jurando no volver a abrirme nunca más.

Bueno ya, por ahí si estaba un poco lastimado, pero solo un poco.

Los años pasaron volando, bah, en verdad no sé si pasó mucho tiempo, pero fue impresionante como de la nada me envejecí, así de un día para otro. Mi madera se destruyó y agrietó. Perdí luz… me oscurecí rápido. Dejé que la humedad se apoderara de mí. Con el tiempo quise volver a abrirme, al ver a mis compañeros como se lucían y se veían felices entregando todo lo que tenían a los humanos, cumpliendo su función de ser armarios. Sentía envidia y curiosidad a la vez, pero por más que intentaba no podía volver a abrirme.  Creía que ya nadie me iba a querer así, que no servía para nada, que no podía competir con los demás armarios, que ya no era más que madera vieja, fea y arruinada. Me olvidé de quien era, de cómo relucía, ahora solo era cadena y polvo. Estaba congelado, nada vibraba en mí y los minutos se hacían eternos.

Me rendí al punto de hacerme creer que perdí la llave, aunque sabía muy bien en qué lugar apreciado se encontraba. Era todo miedo y desesperación. Odio a mí mismo por no ser como los demás armarios, abiertos de par a par y llenos de cosas para dar. Quería ser apreciado o amado por alguien, pero sabía que ya nunca iba a suceder, que iba a ser imposible ser el que era antes o más como el resto de los armarios. Ya nada tenía sentido. Estaba resignado cuando sucedió algo insólito. Y es acá donde se pone interesante.

Un día sentí que alguien se acercó. Se detuvo frente mío contemplándome, a una distancia moderada. No tuve ganas de detenerme a mirarlo, al pensar que era alguien más que venía a molestarme o que estaba perdido. Me llamó la atención que pasaba el rato y todavía sentía que estaba ahí, contemplándome sin hacer nada, a la misma distancia.

Decidí ver quien era que perturbaba mi espacio. Porque todo bien que el aire es libre pero ubícate. Algo en mí se inquietó al encontrarme con su rostro. Me miraba fijo y guardaba algo en su mirada intensa que me dio un batallón de sentimientos. Sentí pánico. Pánico de todos esos sentimientos encontrados. Pánico de volver a sentir, vibrar.

Pero no podía quitarle la mirada a esos ojos que respiraban briza de verano. Sonrió con un dejo de picardía. Interpreté que podía escuchar mis pensamientos. No recordaba una sonrisa tan sincera y franca. Sentí que me miraba en lo profundo y que en ese profundo era capaz de quererme. Lo peor es que fue reconfrontante, tanta fue, que sopló una extraña paz.

Entre en éxtasis y no noté que se acercó. Fue demasiado sigiloso para mi gusto.

Me distancié de golpe del estado estúpido en el que estaba cuando lo vi sacar una llave. Increíble mi distracción. Pará, esa era mi llave. ¿Eh? Sí, mi llave. ¿Qué onda? ¿Dónde había hecho una réplica? ¿Cómo es posible si yo la tenía guardada en…? Ajá…no estaba más ahí.

Entré más en miedo (si era posible, un ser extraño tenía una llave mía que era imposible de tener, a ver, ¡explicame eso!). Con cuidado abrió mis cadenas. Me fui desesperando, pero la sensación de calidez en sus manos sobre mi madera fría me trajo perturbación y tranquilidad. ¿¡Qué hacía?! Estaba abriendo mis puertas. ¡Tupe! Me estaba engañando, era obvio que me quería lastimar como los demás. Pero… ¿por qué a mí? ¿por qué yo?

¿Quién era? ¿Qué quería? ¿No veía que no servía de nada? ¿Para qué me quería joder? Así millones de preguntas en un microsegundo me invadieron, mientras él con su mirada me pedía que me calmara, que confiara. Su sigilosidad y tranquilidad me volvieron aún más de malhumor, llenándome de bronca. (O sea entiendan, mi llave, sonrisa que me llenaba de éxtasis, y con sus altos ojos me HABLABA y pedía que confiara. Cagaso. Y tupe de  invadir mi espacio)  Me molesté de golpe con su presencia, cuando con toda la delicadeza comenzó a buscar entusiasmado algo mi interior.

Furioso le comencé a gritar, pero no se inmutaba de su tarea, como si no me escuchara. Infeliz sordo, te comunicas por telequinesis, ¡¿ y no me escuchas?!. Buscó y buscó hasta que lo encontró lleno de júbilo. Era mi lamparita. ¿Por qué la buscaba y lo ponía tan feliz? La limpio y la arregló, era pequeña pero brindaba un calorcito que hace mucho no sentía. Siguió por ordenar y tallar mi madera destruida. ¡¿Ahora resulta que es carpintero?! Ahí reaccioné y al ver que no me escuchaba comencé a resistirme. Le pegué un cajonazo cuando intentó tocar uno de ellos. Me sorprendí que ni se inmutó, como si lo estuviera esperando, y continuó sin miedo alguno. Abrió ese cajón y se deshizo de una caja oscura, llena de tierra y suciedad. No puedo describirlo pero en el segundo en que la tiró, sentí como si una carga pesada se liberó de mí (y no me refiero a solo físicamente) Talló y siguió tallando. Por fuera, por dentro, por los costados. Sacó e hizo relucir cosas que no veía hace décadas o que no me acordaba que existían. Entre ello había un sweater que wow, me acuerdo que era el favorito de la gente, creía que me lo habían robado pero ahí estaba intacto, como nuevo. Así fue como por arte de magia, las cosas fueron reproduciéndose y agrandándose como pochoclos en microondas. Se reinventó mi interior de una manera que pensé que ya nunca iba a ser posible. Me fui llenando de cosas, él perfumó mi interior. Mi nuevo y lúcido look llamó la atención de varios, que vinieron sin previo aviso sorprendidos de la maravilla que había en mi interior. Por primera vez en mucho tiempo me llené de vida. Encantados los humanos probaron mis cosas y llamaron a sus vecinos, y los vecinos a sus vecinos. Todavía en shock de que esto era real, me alarmé, temí que me lastimaran de nuevo. Esperé la primera decepción, esperé que me robaran y destruyeran. O sea todo era para desconfiar. Demasiado bueno para ser real. Pero no fue así, al contrario, me multipliqué hasta desbordar. Los humanos me confiaron y entregaron sus cosas y se armó una cadena de favores. Mi pequeña luz se iba agrandando de a poco a medida que dejaba mis cosas al uso de los humanos, me daba un brillo especial.

Ya tenía una gran comunidad de gente vistiéndose, luciéndose, y embelleciéndose gracias a mí. Bueno… también a esa misteriosa persona. La quise buscar entre la gente,  el dueño de mi llave, pero no lo vi más. No entendía qué había pasado pero sentí un ardor y una paz que jamás había experimentado, o ya no me acordaba. Vi mi simpleza exterior enaltecida por mi complejidad y multitud de compartimentos en mi interior que nunca experimenté. No pensé que en mi destrucción total podía resucitar y ser yo otra vez. No pensé que podía volver a enamorarme de mí.

En el  momento en que esa llama estaba por incendiar mi armario de madera, pasó lo que siempre había sospechado: no leer la letra chiquita del contrato. Volví a caer en la realidad de mi vida, y salir de ese sueño en el que me había emergido no recordaba cómo.

Lo que pasó fue que cada vez pusieron carga más pesada y ahí de golpe todo se desmoronó. Exigían más de lo que podía ofrecerles, se contagiaron el sentimiento y se quisieron apoderar de mí, unos contra otros, intentando pertenecerme. Buscaban que yo sea otro tipo de armario, más abarcativo, más grande, es decir…distinto. No me aceptaban como era, y yo me quejé de mis limitaciones.

Quitaron mi libertad, lucharon por robarse mis cosas. Algunos me escupían y humillaban. Todo se volvía a repetir otra vez. Cajonée, puerteé, tiré clavos y astillas. Tuve mucho miedo de perder todo otra vez. Mi luz se fue extinguiendo.

Lloré y busqué desesperado a aquella persona que me había rescatado antes. Me sentí abandonado, llegando a pensar que esa persona nunca existió. Volvía a cerrar mis puertas cuando sentí su calidez en mí. No noté su presencia pero volvió a encender mi luz, no con la misma intensidad que antes. Me quiso curar pero me negué. Lo rechacé y lo maldije. ¿Que se creía? Lo necesitaba y no apareció.

Esta vez no fue que no le importó. Me respetó, veía en sus ojos que se moría de ganas por ir a mi encuentro. Se quedó ahí esperándome, mientras se interponía entre la gente, defendiéndome con su típica suavidad. Me protegía y velaba por mí.

Lo llamé, y lo busqué de nuevo. Sentía necesidad de él y ya no lo podía negar.

Se acercó de inmediato. Fue al centro de mí y sacó de ahí una enorme astilla que nunca me había percatado de que estaba. Volví a respirar, como si aquello que había estado, había germinado el dolor del pasado. Sacar esa astilla fue renacer. Encontrar que yo me estaba lastimando a mí mismo y que él estaba ahí para llenar ese hueco, para curarme, me dio fortaleza. Entendí que no arriesgando no se vive, que hay que vencer la comodidad del encierro y del miedo. Entendí que te lastimen significa estar vivo. Gracias a él comencé a vivir. En su silencio eterno me mostró la gente que me sanaba junto a él, y entendí que hay de todo en la raza humana: que cualquiera te puede lastimar, pero que también cualquiera te puede sanar.  Que puede que algunos no te acepten, que rechacen tus limitaciones, pero hay otros que van más allá de tus cadenas y ven la manera especial que brilla tu luz.

Así entendí que abriendo mis puertas es por lo menos mi manera de lograr ser feliz. Siguen habiendo maltratos, caídas y levantadas, puertas cerradas y puertas abiertas, pero estoy convencido que vale la pena arriesgarse a abrir de par a par las puertas. Cuento siempre que va a estar él para mantener mi luz y sacar mis astillas cualquier cosa. Al fin y al cabo, me llenan más de lo que puedo otorgarles. Es así como quiero a cambiar armario por alma-rio. Ser un río al alma, llenando y llenándome de cosas que nos abrazan, perfuman y embellecen nuestras almas. Y sobre todo hacer reír a las almas.

pd: puede que la versión sufra modificaciones con el correr del tiempo. Gracias por leer!

Into the Wild – Viaje hacia nuestra ruta salvaje

Tranka, ni en pedo un peliculón para comenzar. Si serás Kari eh.

Para quien no la vio, IMDB siempre atento: Into the Wild – IMDB (Y si te cuesta mucho clickear ahí porque tu mano responde a tu flojera y el mouse obecede… Es una película (¿posta?) del 2007 dirigida por el sr. Sean Penn, protagonizada por Emile Hirsch, donde un joven deja todo para emprender un viaje a Alaska) (Dato de color es un caso real, y está basada en el maravilloso libro de John Krakauer “Into the Wild“)

 

“Camina dos años por la tierra. Sin teléfono, sin piscina, sin mascotas, sin cigarrillos. Libertad absoluta. Un extremista. Un viajero de lo estético cuyo hogar es el camino. Y ahora después de dos años de caminata, llega la aventura final y más grande. La batalla culminante para matar al falso ser interno y concluir victorioso la revolución espiritual. Sin estar ya más envenenado por la civilización el huye, y camina solo por la tierra para perderse en la naturaleza” 

Vuelvo a sentir ese fuego rotundo en las manos, quema. Decido dejarlas libres, y que se transformen en el mundo de las palabras. Ansiedad. Ansiedad por estar frente a esta hoja, tanta es que ni terminé de ver la película porque el fuego se hacía insoportable.La volví a ver, a refrescar, en verdad, porque es de esas películas que algo nuevo exprimís dependiendo de tu andar.La elegí no por ser una de mis películas favoritas, ni por mi preferencia a documentales de historias reales. O en verdad por ahí por eso, porque en parte no es ficción. Hay alguien culpable detrás de esta historia.

Es hipócrita que esté acá, ya la película es suficiente y no hay nada más que aclarar o decir. Está todo en esas imágenes, en esa fotografía, en esas frases…hasta en esa música.

Mi necesidad esta vez es un poco egoísta (aunque siempre de alguna forma nuestros actos son egoístas) necesito explicarme y volcar porque me tocó tanto el corazón y lo sigue haciendo cada vez que la veo o la recuerdo. Into the wild es eso, es simplemente el título, es sumergirte vos en la naturaleza de tu ser, una mirada retrospectiva que el único espejo es la naturaleza.

La pucha, cuanto nos cuesta ese ir hacia nuestra ruta salvaje, un ratito no más, apagar un rato las demás conexiones realizadas por el hombre (leease, wifi…televisión…sociedad…) y respirar. Solo eso. Decir “a mira, que copado es frenar y respirar”.Ah mirá un pájaro! Se ve más lindo que la foto que vi en Instagram/flickr/whatever”Ah mirá que copado son las células de la piel y sentido del tacto” “Wow que bien se siente el pasto” (yo no digo eso porque soy alérgica pero se debe sentir re piola)

Creo que me pone de malhumor Chris (aaa re confite), mentira lo amo, pero lo envidio tanto. Ojalá tuviera su valentía, de decir me la juego por esto que siento, me chupa un huevo todo, me la juego por lo que siento y lo que pienso. Tuvo una habilidad de escucharse a sí mismo, y de determinación. Tipo, hola, fuck this, me voy al carajo, Y HACERLO.

Creo que ahí se robó mi corazón. Porque sí, es muy fácil, “ay si, no me banco más esto, me quiero ir, bla bla bla…” y como dice el dicho “del dicho al hecho hay un largo trecho” es muy fácil decir pero de ahí a hacer… un viajaso (kari quedaba claro la frase, no hacía falta que lo explicaras…) Por lo menos yo, que quiero mandar todo a la mierda y dedicarme a vivir en la playa… nada, sigo acá. Eso es lo que lo hace único a Chris, (lo hacía, jeje re morbosa) y lo que no lo hace uno más del montón. Porque dio ese pasito, (que el comprobó que es mínimo) y cambió todo. Nosotros (va por lo menos yo) a ese pasito lo cuestionamos, nos llenamos de miedos y preocupaciones inexistentes, nos envuelven las responsabilidades, y cuestionamientos de qué pensaría la sociedad y más bla bla bla, y chau. Se nos fue la vida.

“Muchas personas viven en circunstancias infelices y sin embargo no toman la iniciativa para cambiar su situación, ya que están condicionados a una vida de seguridad, conformidad, y el conservadurismo, que pretende dar una mente en paz, pero en realidad no hay nada más peligroso para el espíritu aventurero de un hombre de un futuro seguro. El núcleo básico de espíritu vivo de un hombre es su pasión por la aventura. La alegría de vivir proviene de nuestros encuentros con nuevas experiencias, y por lo tanto no hay mayor gozo que tener un horizonte infinitamente cambiante, para cada día tener un nuevo y diferente sol. “

Naaaa chau. Ya está me voy. Ya está clarísmo todo ahí. Es para tenerla en la mesita de luz y golpearnos la cabeza todos los días (contra la pared,y que duela) No sé qué más escribir… Es increíble como teniendo tan solo 24 años haya comprendido y descubierto cosas que muchos encuentran a los últimos años de su vida. Creo que por eso por ahí murió tan joven, solo necesitó 24 años para aprender lo esencial, aprender las causas y consecuencias de sus actos.

Me toca ese párrafo porque vivimos preocupados por la incertidumbre del futuro, de qué pasará. Buscamos tener todo fríamente calculado para que no haya sorpresas. Vivimos con miedo a lo desconocido, le creamos garras al futuro. Si mil veces nos pasó que lo espontáneo, lo impredecible y la sorpresa es mucho más jugosa y divertida, que el futuro seguro. Creo que me tocó la historia, porque es una constante búsqueda de sí mismo, búsqueda en la que todos estamos siempre, pero el comprendió que se tenía que perder para, paradójicamente, encontrar su camino.

La sociedad nos incentiva a llenarnos de inseguridades y comodidades, de cosas y creencias, que nos contaminan y nos alejan de nosotros mismos. No nos dejan escucharnos y pensar en qué realmente necesitamos, porque si le empezamos a prestar atención a nuestra naturaleza interna, sabríamos llenar ese famoso gran vacío, sabíamos por donde va la felicidad. Ojo, no es una tarea fácil (y a quien le parezca fácil está haciendo algo mal o miente) porque las publicidades y la sociedad nos promete llenar ese vacío de una manera más fácil, pero que termina en un fracaso y en la ensanchación de nuestro vacío. Y por eso tampoco es fácil ir en contra de esa corriente. No es fácil lo que hizo Chris en desprenderse de lo material (está bien, no existía el bombardeo atómico visual, Mark Zuckenberg era un pichi todavía, Instagram no existía… ni los celulares…(wooow como vivían se preguntaran algunos..) yo no estaba en este mundo tampoco, bah era una larvita en la pancita de mamá) pero bueno en su contexto no era fácil y menos en la clase social en la que estaba que era todo pretender ser.

“La libertad y la simple belleza son demasiado buenas para dejarlas pasar”. Buscamos ser libres, pero se es libre de verdad cuando menos tenemos, y la majestuosa belleza es la naturaleza, todo lo contrario a lo que la sociedad nos indica. Es una potra la naturaleza, de verdad estoy puramente enamorada, y creo que en ese amanecer o en eso pequeño que se nos regala y muchas veces se nos pasa inadvertido, ahí está lo grandioso. Soy una freako amante de la nature, y sé firmemente que por lo menos lo que yo busco está en el contacto con la naturaleza. Me puedo cebar y dejar sueltas mis manos en el teclado con toda la emoción del mundo (tengo los ojos tipo aaaaaaaaaaaa, hablo de la naturaleza y me transformo) pero ahí está el resumen de mi misma, la naturaleza me guía hacia mi ser más profundo, hacia mi paz. Me conecta e integra espiritual, mental y físicamente conmigo.

Se me hace imposible no creer en Dios mirando la naturaleza, es mi puente directo con Él. Y también fundamental creo que Chris es claro ejemplo que la naturaleza es primordial, pero la aventura y las experiencias van de la mano. Cuanto más vida hay  descubriendo lugares, culturas, gente, experiencias, que siguiendo la misma rutina que nos obligan para generar plata, así consumir cosas que no necesitamos.

Christoper McCandless: No. Alaska Alaska. Me voy a ir ahí. Por mi propia cuenta. Ya sabes, sin el maldito reloj, sin mapa, sin hacha, sin nada. Nada. Sólo estar ahí. Solo estar en ese lugar. Ya sabes, grandes montañas, ríos, cielo, juego. Sólo estar ahí, en la naturaleza.
Wayne Westerberg: En la naturaleza.
Christopher McCandless: Sólo naturaleza.
Wayne Westerberg: Siiii. ¿Qué vas a hacer cuando estemos allí?. Ahora estás en la naturaleza ¿Qué vamos a hacer?
Christoper McCandless: Solo estás ahí, en ese momento, en ese tiempo y lugar especiales. Tal vez cuando regrese, podría escribir un libro sobre mis viajes.
Wayne Westerberg: ¿Por qué no?
Christoper McCandless: Tú sabes, un libro sobre largarse de esta enferma sociedad. ¡La Sociedad!

Igual, creo que ahora viene mi lado que por ahí es el que más toca mi corazón (flaca, todo es lo que más toca tu corazón esta película, ¿qué onda?) (bueno es que sí todo, Kari, pero este te juro que es lo que más más…ahhh se autorespondía) y en lo que me siento identificada con Chris (más alla de ser fans (fanes? Jeje) de la naturaleza) es su miedo hacia las relaciones, y yo creo que ahí la pifió y me doy un bife a mí misma. No solo quiso desprenderse de lo material, sino también de las relaciones humanas, rechazando todo contacto humano. Como va contando la película, su pasado lo hizo ser desconfiado, y se fue tan al extremo, que lastimosamente lo entendió al final de su vida. “La felicidad es solo verdadera cuando es compartida”Chau. Otra frasenon. Hijo de puta. No solo te odio por tu sabiduría sino porqueee lo entendiste después de dejar al viejito ahí solo cuando te quería adoptar, eso no se haceee QUE TE PASAAA. (ah se sacaba…)

Creo que todo es equilibrio, la vida es un ni muy muy ni tan tan. La clave está en el medio, en el balance. Frente a mi sentimiento de libertad hacia el aislamiento sé que no puedo vivir sola. La vida es un constante trabajo en equipo, yo te enseño, vos me enseñas, nos damos una mano… compartir experiencias. Hay mucho que aprender del otro, de sus experiencias y vivencias, como viceversa,  mucha felicidad amándonos. (eee todo muy de librito, me cuesta banda a mi ya lo dije, eh)

Dejemos de quejarnos, si algo no te gusta, cámbialo. Disfrutemos de la naturaleza. Inviértanos nuestras horas y plata en experiencias. Activemos, el cambio lo hacemos nosotros.

Y te lo digo a vos Karina especialmente, no te hagas la boluda. Basta de procrastinar y vayamos a vivir de lo que queremos que sea, sin miedo del mañana. Me acuerdo que cuando mis viejos vieron esta película temieron por mi, y de que me volviera hippie y la pire y me vaya. Uf, las ganas no me faltan, pero creo que también es la salida fácil. Creo que mi desafío está en ser yo con mis ideologías en esta sociedad y en mi contexto social, que es bastante superficial.  Creo que tampoco está bueno alejarse y no tener nada, porque sobretodo en mi contexto, me aíslo si no tengo celular o redes sociales, mi reto está en que eso no me esclavice, creo que eso es más difícil que simplemente no tenerlo, porque es tenerlo, pero no dejar que te posea.  Creo que es un equilibro todo en la vida, tener la cabeza abierta de Chris y su espíritu aventurero y desprendido, pero estar conscientes de que vivimos en sociedad teniendo una mente abierta para no dejarnos llevar por ella.

Perderse e ir en busca de aventuras y experiencias es también desafiarse a uno mismo, de lo que uno puede llegar a ser.

“Y también sé lo importante que es en la vida no necesariamente ser fuerte, sino sentirse fuerte. Medirse uno mismo aunque sea una vez. Encontrarse aunque sea una vez en las más primitivas condiciones humanas. Enfrentando la ceguera y la sordera solo, sin nada que te ayude excepto tus manos y tu propia cabeza.”

Y esto no termina acá, Chris. Ya volveré a escribir la segunda parte. Todavía no descifré del todo este ardor. “It’s a biggggg, a biggg harddd sunnn!”

Buena vida pokebolas!